Cordero Lechal de Castilla IGP

El cordero lechal o lechazo es una carne muy tierna y jugosa ya que el animal sólo se ha alimentado de leche materna y es sacrificado en un plazo máximo de 25 a 30 días desde su nacimiento.  Se caracteriza por unas proporciones armónicas y una vez cocinado presenta un sabor diferenciador, con los aromas agradables y poco intensos propios de los corderos lechales. Todos nuestros lechales están amparados por el sello “Tierra de Sabor”.

Detalle del Cordero Lechal de Castilla IGP

Se entiende por lechazo la cría de oveja que todavía mama, utilizándose este término indistintamente para referirse a machos y a hembras en el ámbito geográfico de la Cuenca del Duero.

Para poder pertenecer a la IGP y ser etiquetado como tal el “Lechazo de Castilla y León” deberá reunir los siguientes requisitos: corderos sin distinción de sexos, peso vivo al sacrificio en matadero: de 9 kg. a 12 kg, edad de sacrificio hasta 35 días, la alimentación de los lechazos será exclusivamente con leche materna.

El lechazo presenta unas características que determinan que son únicos e incomparables y que le relacionan con su medio natural. Derivando del clima y de la explotación estas tres razas autóctonas que son las únicas en todo el mundo capaces de criar cordero lechal, esto les distingue de cualquier otra raza ovina, por lo que se convierte en producto de altísima calidad.

¡No te pierdas nada!

Sé el primero en recibir todas las novedades de Restaurante DMadrid.

guía gourmet

Selección de los pueblos más bonitos en los que comer la mejor carne y pescado de España